jueves, 1 de mayo de 2008

Historia de Carrizal,Edo.Miranda.


Para conocer la historia de Carrizal es bien importante indagar sobre los cuatros documentos principales de su pasado como los son: La Encomienda, La Parroquialidad, La Donación y La Autonomía Municipal.

La Encomienda: Otorgada originalmente a Pedro Matheos por el Capitán Don Diego de Lozada, el 5 de marzo de 1568, la cual fue abandonada , y ejerciendo el Capitán Don Juan de Guevara mando en Caracas y sus contornos, luego la adjudico tres años después la misma encomienda (3-2-1571) a Andrés González. Cuando asumió Francisco de Calderon como teniente de Gorbernador, asignó a Ambrosio Hernández la misma encomienda que pertenecía a González, pero Hernández también la abandonó y el 27 de octubre de 1572639582*1, Calderón la cedió a Cristóbal Cobos, tales medidas tomadas en contra de González provocaron un largo pleito, querella que ganó finalmente González. La encomienda abarcaba una extensa porción de Los Altos de Guaicaipuro. La encomienda concedida a Pedro Matheos y posteriormente a Andrés González tuvieron por encomiendas limítrofes a las que se indican a continuación: Las del Cacique Pacuare, asignada a Marcos Gómez de Cascajales, las del cacique Curutaima, dada a Agustin de Ancona, la del cacique Epoima entregada a Francisco Roman (Epoima representó en su condición de cacique independiente y aliado incondicional de Guaicaipuro, las Cumbres de Carrizal y sus espeluncas más secretas), la del Cacique Querequepano concedida al maestre Francisco, la del cacique Aguaramare dada a Francisco Maldonado y la encomienda del cacique Piaquina entregada a Hernando de la Cerda. Una hija de Andrés González, a raíz de la muerte del encomendero, hizo permuta a Blas Correa de Benavides, a cambio de una gran porción de terreno en la región de Los Teques, por bienes en Caracas.

A principios del año 1690 una extensa parte de esta encomienda estaba en el legítimo poder del Capitán Diego de Miquilena, luego adquirida en 1964 por doña Melchorona de Tovar y Báñez.

La Parroquialidad: El segundo documento lo conforma en la escalada constitutiva del acontecer histórico de Carrizal, la parroquialidad, resultante de una coordinación de esfuerzo y creencias que de manera continuada y sostenida ocupó la atención de los carrizalenses (carrizaleños) gestiones que se iniciaron en los mismos instantes de los asentamientos o caseríos, diseminados en lo que se llamó y se sigue llamando Los Altos de Guaicaipuro (en los primeros tiempos de la Colonia los altos del actual Estado Miranda eran nombrados Altos de Caracas). Esas comunidades de españoles (españoles y canarios), indios (aborígenes), negros esclavizados (africanos o hijos de los mismos) y pardos en general, ocupaban su tiempo en la agricultura y un poco en la ganadería, pero manifestaban preocupación esencial a su fe Cristiana, inquietudes que motorizaban en su afán de lograr un sacerdote para los momentos supremos de los servicios inherentes a su religiosidad. Esa emotividad la calorizó el hecho del establecimiento doctrinario cristalizada en las cercanías del Guayabo que agrupó a subordinados de los Caciques Tucupe, Epoima, Tipitiripe, Maucagua y otros, cuyas tribus estaban en las montañas cercanas al sitio de la doctrina establecida por el fraile Gregorio de Ibi, y posteriormente por la Fundación 1 de mayo de 1683 del pueblo de San Antonio de los Altos y de las posesiones que iban surgiendo en la región, entre otras las de los Mijares y Solórzanos y la de los Ascanios – Tovar.



Con la erección de la parroquia San Felipe Neri de Los Teques, los pueblos de Corozal, San Antonio, San Pedro y Carrizal, quedaron bajo la feligresía del nuevo curato. Iniciada la Guerra de la Independencia con la declaración del 5 de julio de 1811, volvieron los carrizalenses (carrizaleños) a dar prueba de su perseverancia al solicitar al Obispo una Capellanía para dar satisfacción a los sacramentos que profesaban.

Al comenzar el año 1812 los vecinos de Carrizal resueltos a cumplir con Dios comenzaron la construcción de una capilla que terminaron a mediado de año y la bautizaron con el npmbre “Capilla de la Virgen del Carmen.

Finalizada la Guerra de Independencia con la Batalla de Carabobo el 24 de junio de 1821, José Manuel Álvarez y sus hermanos repitieron sus diligencias, al grado que en 1825 Francisco José Álvarez en una carta memorial dirigida al Gobernador de la provincia, le relató todas las diligencias efectuadas, tendentes a la erección de una parroquia para su pueblo; siendo el 17 de abril de 1826 la superioridad eclesial creó el curato solicitado, bajo la advocación de San Juan Bautista de Carrizal, disposición ratificada el 16 de agosto de 1826 por el Vicepresidente al departamento de Venezuela; y para el 24 de enero de 1827 fue designado el primer párroco que desempeño su apostolado fue José de los Angeles Pérez.

La Donación: Los Ascanios Tovar terratenientes del tuy, Barlovento y Los Llanos, al fallecer el Capitán Don Juan de Ascanio y Guerra, casado con doña Melchorana de Tovar y Báñez, resolvieron adquirir bienes en las cercanías de Caracas, y la viuda pronto hizo contacto con el Capitán Diego de Miquelena, y le compró una gran finca enclavada en Los Teques y sus anexos.

A Rosalía Madríz descendiente del Conde de La Granja le tocó un inmenso predio al naciente del pueblo de Los Teques, y entre las ventas que hizo en el sector tuvo un comprador a Don José Manuel Álvarez, quién era nativo de Carrizal, por tanto estaba compenetrado de las necesidades que padecían sus coterráneos, entre otras, la carencia de un pedazo de tierra destinado a la edificación de sus viviendas, y siendo extensa su posesión resolvió donar el 12 de febrero de 1827 a sus paisanos un amplio espacio de sus propiedades, lo cual tenía dos finalidades: la primera para la creación y sostenimiento de una escuela en razón del estado de ignorancia en que vivían los “párvulos” de la comarca y la segunda para el trabajo agrícola que generaría bienestar personal y los emolumentos para el funcionamiento de la escuela, institución que para el donante era necesaria y de gran utilidad. Con el fin de resaltar la categoría del generoso Don José Manuel Álvarez dada a la educación y en especial a la escuela, se cita la opinión del donante a continuación. “Que convencido con la rusticidad con que se crían los jóvenes de este pueblo es por no haber medios con que establecer y sostener una escuela para su educación, y sean útiles a Dios, a la República, a sus padres, y así propios. Que por el amor con que miro este lugar de donde procedo, por bien de mi alma y el de la humanidad, vengo a ceder y cedo de mi libre franca y espontánea voluntad, haciendo gracia donación intervivos a beneficio de este indicado pueblo y su posteridad”.

Autonomía Municipal: El documento final de los cuatros indicados se compagina para el conocimiento cabal de la Autonomía de Carrizal, la que despuntó a raíz de la aprobación en el Congreso de la República el 7 de agosto de 1978 y el ejecútese de la superioridad, el 18 del mismo mes y año de la Ley Orgánica de Régimen municipal (Gaceta Oficial No. 2.297 extraordinario del 08-08-1978). Ordenamiento Legal en su Art. 1 (capítulo 1 de las Disposiciones Generales), Art. 15 y 17 (capítulo IV de la creación, organización y gobierno de los Municipios y demás entidades locales), Art. 36 Ordinal 5to. (capítulo V de las facultades y obligaciones del Concejo Municipal, Art. 38 (capítulo VI de la Organización y funcionamiento de la Junta Comunal).

Los primeros artículos propicios a la revalorización mediante el activismo localista conducente a la creación de nuevos Municipios, y los otros hostiles o adversos a una vida más dinámica en provecho al desarrollo de los mentados municipio foráneos o de las parroquias aptas en muchas instancias para conducir por sí mismo su propio futuro. En principio la mencionada Ley ocupó la atención de los políticos y más tarde en una o dos instituciones socioeconómicas y de sus dirigentes, quienes mancomunados de manera gradual trataron de sensibilizar el colectivo, logrando muy escasas demostraciones de apoyo para el propósito de alcanzar la categoría necesaria y la autonomía deseada.



LÍMITES DEL MUNICIPIO CARRIZAL


Los límites generales del Municipio Carrizal y su única parroquia Carrizal son los siguientes:

Norte: limita con el Distrito Capital desde el Topo Peña Redonda hasta el Alto Pipe.

Sur: El lindero continua por la Quebrada La Morita hasta la intercepción de La quebrada Los Mameyes, tomando rumbo Sur-este aguas arriba por La Quebrada Los Mameyes hasta interceptar la carretera San Diego – Guareguare, de alliíva conduciendo al poblado El Ingenio, Alto del Burro hasta llegar al Alto del Palenque, pasando por el Alto de l Pozo, Alto de La Laguna en la Fila Guareguarito continuaduando su rumbo para llegar a la Boca de la Mora, en la Quebrada Santa María.

Este: partiendo del Alto de La Mora, nacientes de la Quebrada Cantarrana, en línea recta en el margen derecho de la Carretera San Diego a San Antonio, pasando la intersección de San Diego, San Antonio, Carrizal vía Las Polonias Viejas, Los Budares, Lomas de Urquía y la Urbanización Monte Bello; prosigue el lindero por la carretera Panamericana hasta la entrada de la Urbanización Rosaleda Norte, Centro Comercial Las Minas bordeando el lindero de la Urrbanización Club de Campo, El Mirador y finalmente Fila de Pipe que separa al Distrito Capital del Estado Miranda para terminar en el Alto Pipe.

Oeste: Limita con el municipio Guaicaipuro, partiendo de La Boca de La Quebrada de santa María el lindero toma rumbo norte por una quebrada aguas arriba que viene de la intercepción de la Carretera Panamericana a la altura de la pasarela ubicada a la salida del sector Vuelta Azul. Posteriormente toma la carretera panamericana, busca el eje central hasta llegar a la intercepción de la avenida Pedro Russo Ferrer (vía El tambo). De allí toma rumbo Nor-oeste por dicha vía hasta llegar a la vía que entra al Centro Industrial Los Cerritos, hasta encontrar el Stadium, y de alli toma una línea recta hasta llegar al Alto de Pan de Azúcar (Cerro El Indio), para seguir bordeando los límites a través de una Fila límite con la Parroquia Los Teques hasta llegar al Topo Peña Redonda, punto de partida.

1 comentario:

wilfredo dijo...

Felicitaciones por este trabajo de reseña histórica del municipio. Les sugiero que inicien con las comunidades indígenas que poblaron esta parte de los altos mirandinos y luego hablar de la conquista y colonia.